viernes, 29 de septiembre de 2017

VINOS EN RAMA, UN LUJO DE CATA.

El pasado domingo 24 tuvimos el gusto de poder asistir a la visita y cata de los vinos en rama, y también de vinos terminados, de Bodegas Castiblanque, acompañando a representantes de la Asociación Brasileña de Sumilleres y otros periodistas especializados, y cómo no, de la mano de Miguel, el cual nos habló de los orígenes de la bodega, la situación actual y lo más importante, la filosofía por la cual se guía Bodegas Castiblanque:


"El vino se hace en la viña, y no tanto en la bodega. Una buena materia prima, ofrecerá un buen producto terminado"

Chato Grato - Visita y cata en Bodegas Castiblanque


Pero en esta ocasión, no voy a hablar de los vinos terminados, los cuales están sencillamente impresionantes, empezando por Baldor Chardonnay y terminando por Baldor Old Vines; sino que me voy a centrar en los vinos en rama, los auténticos protagonistas de hoy.

CATANDO VINOS EN RAMA


Conociendo a Bodegas Castiblanque

A mediados de 2001, esta empresa familiar inició la restauración de una antigua bodega del siglo XIX, “Bodega El Montañés”. Recuperar una bodega de más de 150 años dejando que de nuevo los olores de la maceración y la fermentación del vino dieran vida a los viejos cimientos, fue la base de su proyecto. Aquella imagen es ya hoy una realidad, un espacio abierto donde la tradición, la familiaridad y el trabajo artesano se mezclan con la tecnología vinícola más actual, convirtiendo a la antigua bodega en un lugar de reunión y aprendizaje para todos aquellos que quieran descubrir una de las culturas más arraigadas en nuestras tierras.

Tras años de trabajo, Bodegas y Viñedos Castiblanque se ha convertido, sin lugar a dudas, en una firme representante de los nuevos vinos de Castilla-La Mancha, ayudando a incluir nuestra tierra entre las zonas vinícolas de gran calidad de nuestro país.




Metidos en faena


Ya en la sala de elaboración, y con un poco de fresco, aunque duró poco, todo hay que decirlo, fuimos catando vino a vino, hasta llegar a cinco diferentes tipos. Empecemos aclarando que la turbiez que presentan los vinos en rama es normal, ya que nos encontramos ante vinos no filtrados ni clarificados, los cuales, en su gran mayoría, solamente llevaban en depósito unas 3 semanas aproximadamente.

1. Blanco Verdejo

Ya pudimos apreciar la frescura y notas cítricas y de frutas blancas de este verdejo manchego, el cual presentaba una acidez justa, natural, la cual resultaba agradable, sin llegar a molestar.

















2. Blanco Moscatel de grano menudo

Explosión de fruta tropical, a maracuyá, con una elevada acidez, pero sin saturar.

3. Rosado Syrah

Presencia de futa roja; grosellas, cerezas aún por madurar. Resulta fresco pero con estructura, notando ese punto alcohólico y cuerpo al final de boca.


Chato Grato - Visita a Bodegas Castiblanque



4. Tinto Tempranillo

Tanto este vino, como el Syrah que catamos después no tenían la fermentación maloláctica aún hecha, de ahí su elevada acidez y astringencia.

5. Tinto Syrah

Elaborado con vino de cepas viejas, nos encontramos con un agradable color ciruela, y notas a pimienta verde, nuez moscada. Presenta en boca mucha carnosidad, con una elevada acidez pero taninos amables.

Terminando en sala

Después de esta magnífica experiencia de poder catar a la futura añada 2017, pasamos a la sala de catas, donde nuestro sumiller, José Carlos Rodríguez, fue guiando nuestros sentidos a través de la cata de cuatro vinos ya elaborados:

  • Baldor Blanco Chardonnay
  • Ilex Tinto
  • Ilex Coupage
  • Baldor Old Vines






Firmado: Ana Blanes
Responsable de marketing y RRSS Chato Grato